donderdag 1 augustus 2013

Ser amante

                                                                               

Lo tienen difícil, los amantes. Ser amante es un oficio de artesanía muy delicado.

En tiempos pasados eran famosos; desde el punto de vista femenino los mejores pretendientes eran los amantes. ¡Cuanto se ha escrito sobre ellos, las virtudes de los hombres, las gracias de las mujeres, los amantes que se amaban  simplemente por la gloria de amar y con mucha elegancia!

Pero hoy en día hay se ha perdido un poco la gloria, hay demasiada prisa y la prisa mata al amor. No creo que sea posible ser buen amante sin sentir amor y tomarse el tiempo para expresarlo. 



El Cama Sutra habla de momentos amorosos que pueden durar días, creo que ya es casi imposible. Menos aún para amantes ocasionales.  Podía servir para una pareja 'estable' muy enamorada, pero para los amantes, durante  los encuentros esporádicos, no vale. Además creo que sería  poco aconsejable, por ser enganchador tan largo tiempo de atención exquisita.

Pero una reunión amoroso eventual, no tendría que dejar de ser, por muy corto que dure, un encuentro igual de fina, de elegancia máxima, un encuentro con el fin de perderse juntos, salir por un rato de este mundo tan apresurado y tan a falta de momentos cariñosos. 
Con total atención al amante.  Por no convertirlo en una especie de atención al cliente.  

Personalmente doy mucha importancia a la elegancia, tanto en una relación estable como en una relación mas corta( en general no se sabe si va a ser corta). Creo que para un encuentro  de amor, una se prepara como para una ocasión muy especial. Cama limpia y perfumada, camisón bonita, por si acaso, ropita interior distinta,  sin exagerar. Un ambiente armonioso. Algo bueno para comer y para beber. Velas y flores y música de fondo.


Entra en la elegancia, para mí, el poder hablar del último artículo escrito por él, el saber cosas especiales de su vida, el preguntar por su estado de salud, hacerle saber que es  bienvenido y que estoy preparada para pasar junto a él unos momentos maravillosos.
Y espero lo mismo de él. 
He tenido solamente una vez en mi vida un amante  super elegante y aun me trae dulces recuerdos. Si algun dia me pasa otra vez, tiene que ser igual o mejor.

¿Porqué yo creo que  la elegancia es necesaria?  Pues, porque creo que voy a encontrarme con una persona que me atrae de una forma especial, porque le he visto algo que me hace desear estar cerca de él. O porque le quiero mucho y hacer el amor es unas de las mejores formas de expresarlo. Porque no puede ser de otra forma. Precisamente por ser un acuerdo 'de rosas rojas' entre los dos.

Aunque todos los encuentros tiernos deberían de ser elegantes, pero dentro de una relación son normalmente mas relajados, por tener tiempo de sobra.
Al no ser así, hay que tener cuidado, nadie se puede confundir, el amor se hace por amor y con amor..

Habrá que cuidarse  entonces mutuamente, defenderse y protegerse.  Es  en principio un tiempo corto y el recuerdo tendrá que durar mucho. Yo tengo que poder reírme de mi suerte, soñar con él y compensar la falta que aún me hace verle más a menudo o de pasar más tiempo junto a él.

En el encuentro amoroso no puede entrar nadie más. Es cosa de dos.
Desde el momento de juntarse hasta el momento de despedirse.
No hay terceros, no puede haber interrupción de fuera.
Ni teléfonos, ni timbres, ni otras personas reclamando a uno de los dos. ¡Nada!

Es solamente una muy  pequeña parte de nuestra vida, es valioso y muy especial.
Es un encuentro muy delicado para amantes elegantes.







©Gavi Mensch
De mi diário: Confesiones a ningún dios
Jerez de la Frontera, 10-10-2006
Maastricht, 1-8-2013.

All Rights Reserved 2013





Geen opmerkingen:

Een reactie plaatsen